Wildlife Photographer of the Year

Una imagen de un escorpión amarillo con el aguijón levantado por la presencia del fotógrafo, que el animal considera amenazante, ha ganado en categoría infantil (menos de 10 años) la 50ª edición del premio Wildlife Photographer of the Year (Fotógrafo de fauna salvaje del año), el prestigioso certamen organizado por el Museo de Historia Natural de Londres y la revista Wildlife Magazine de la BBC. El autor de la foto ganadora es español, se llama Carlos Pérez Naval e hizo la foto en Torralba de los Sisones, un pueblo de Teruel.

La foto por la cual Carlos se lleva el premio corresponde a la categoría de fotógrafos más precoces que reconoce el galardón, los que tienen menos de diez años —hay otras dos para entre 11 y 14 y 15 y 17—. Entre los ganadores de las tres se elige al Young Wildlife Photographer of the Year (Joven fotógrafo de naturaleza salvaje del año), que es el que se ha llevado el chico español. El premio tiene una dotación de mil libras esterlinas, unos 1.270 euros, un trofeo y un taller al aire libre con un profesional de experiencia para mejorar la técnica y la creatividad.

Doble exposición
En el fallo del jurado del certamen, al que este año llegaron casi 45.000 fotos de cien países, destacan la belleza de la luz natural del atardecer que el joven fotógrafo captó, la composición de la imagen y el uso de una doble exposición. Aficionado a la fotografía de reptiles y otros animales frecuentes en la comarca turolense del Jiloca, esta era la primera vez que Carlos experimentaba con la superposición de imágenes.

Primero hizo una toma del fondo, usando una velocidad de disparo alta y un flash de baja intensidad para no quemar la foto con el sol, que aparece a la izquierda del cuadro. Para retratar al escorpión, que retozaba en un terreno rocoso, tuvo que cambiar de lente, pasando del zoom a un angular, momento en que el arácnido se percató de la presencia humana y elevó la cola que culmina en el aguijón y la glándula con veneno.

Cinco leonas y sus crías
El premio mayor, el de Wildlife Photographer of the Year (Fotógrafo de fauna salvaje del año) en la categoría abierta ha sido para el estadounidense Michael Nick Nichols, reportero de la revista National Geographic. La imagen premiada, en blanco y negro, muestra a cinco leonas y sus crías descansando en un saliente rocoso y plano del Parque Nacional del Serengeti (Tanzania), donde viven 3.000 ejemplares de esta especie. 

Las hembras, que forman parte de un “grupo de formidable y espectacular espíritu colaborativo”, están tendidas tras haber atacado y espantado a dos machos dominantes, contra los que se enfrentan mientras los cachorros son pequeños. El grupo goza de la tranquilidad y parece percatarse de la presencia del fotógrafo, que los siguió durante seis meses para documentar sus hábitos

La ‘esencia de los leones’ Nichols hizo la foto desde un agujero cavado en el suelo y usó película infrarroja para penetrar en el ambiente cargado de polvo y arena de la sabana. El jurado dice que el resultado es una “imagen arquetípica que expresa la esencia de los leones y cómo los visualizamos”, una foto que parece del pasado, cuando la especie no estaba sometida a presiones externas como las de los últimos dos siglos.

El momento de la foto “es primario, casi bíblico”, añaden sobre la espectacular imagen. Nichols supo unos meses después que tres de las cinco hembras se aventuraron a salir de los límites del santuario tanzano y fueron abatidas a tiros por cazadores

By: 20minutos.es