Tumba Yanghai de Tarim Basin

M. Wagner/German Archaeological Institute. Las excavaciones arqueológicas suelen sacar a la luz numerosos objetos que revelan cómo vivían los integrantes de las civilizaciones antiguas. Armas, herramientas o vasijas ayudan a conocer la clase de pueblo que las empleaba. Sin embargo, muy poco se sabe acerca de cómo vestían muchas de esas civilizaciones.

Al menos, hasta ahora, ya que como cuenta Guillermo Carvajal en el veterano blog «La brújula verde», un grupo de profesionales del Instituto Arqueológico de Berlín acaba de descubrir unos pantalones fabricados hace más de 3.000 años en una tumba situada en el oeste de China. 

Según informa Science News, lo más sorprendente de esta prenda, que ya se considera la más antigua del mundo, es su parecido con los pantalones actuales, tanto en su forma como en la confección. Así, están compuestos por tres tres piezas de lana marrón, una para cada pernera y una tercera para la entrepierna, cosida entre sí de forma similar a la empleada en la actualidad.

Además, la prenda hallada en la tumba Yanghai de Tarim Basin y que perteneció a pastores nómadas, posee aberturas laterales, cadenas de sujeción en la cintura y varios motivos decorativos.

Los dos pastores hallados en la tumba con pantalones tenían unos 40 años en el momento de su muerte y fueron enterrados con diversos objetos de cuero y metal, señal de que además eran jinetes y guerreros. 

Para los arqueólogos autores del hallazgo, los datos recopilados en la excavación apuntan a que esta civilización habría sido la inventora de esta prenda, que permitía mayor libertad de movimientos al montar a caballo, lo que proporcionaba una cierta ventaja en la guerra contra otros jinetes. Sin embargo, aún no han conseguido aclarar si los pantalones se extendieron al resto del mundo desde allí o surgieron en varios lugares y épocas de forma independiente.

Lo que está claro es que los hallados en China son ya los pantalones más antiguos del mundo, gracias a que no es nada habitual que este tipo de tejidos sobrevivan miles de años sin descomponerse.

By: abc.es