Robot Polinizador

El equipo, parte del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología Industrial (AIST) de Japón, asegura que lo que los ha motivado a desarrollar el dron es imaginar las consecuencias catastróficas de que desaparezcan las abejas.

El equipo del AIST, liderado por el químico Eijiro Miyako, propone diseñar enjambres de drones encargado de polinizar flores junto a las abejas. La idea es ayudarlas, no reemplazarlas.

Para ello compraron una serie de drones comerciales con un precio de 100 dólares cada uno, los cuales fueron modificados añadiéndoles pelo de animal para ejercer la función de los vellos o pelambre de las abejas. El pelo animal es cubierto con un gel líquido especial que atrae y atrapa al polen.

El AIST trabaja en crear una versión artificial de los cestillos de las abejas (o trampas de polen). Al pasar el dron sobre la flor, y frotarla, puede recoger el polen y almacenarlo en la pelambre animal.

No obstante, los drones no están listos. Miyako y su equipo plantean que el siguiente paso debe ser desarrollar una inteligencia artificial y un sistema de GPS y cámaras para estos drones. El diseño final debería funcionar por sí solo, como un enjambre de abejas robots que trabajen junto a las reales.

Este no es el primer diseño de robot polinizador que se le ha ocurrido a la comunidad científica, pero sí promete ser el más viable y barato para desarrollar por lotes.

By: es.gizmodo.com


Box