Reconocimiento a los Indigenas de Yaigoje

Foto: Parques Nacionales Naturales. Los indígenas del parque Yaigojé-Apaporis se han opuesto a proyectos mineros en su territorio. La Asociación de Capitanes Indígenas de Yaigojé Apaporis, una alianza de 21 comunidades indígenas quienes transformaron su territorio colectivo en el parque nacional del mismo nombre, acaban de ser premiados por el esfuerzo que han liderado para conservar su patrimonio natural y cultural. 

El reconocimiento lo entregó la Iniciativa Ecuatorial entre más de 1.234 candidaturas de 121 países, que escogió 35 iniciativas que representan destacados logros locales en la promoción de soluciones de desarrollo sostenible para las personas, la naturaleza y las comunidades resilientes.

La Asociación de Capitanes Indígenas de Yaigojé Apaporis (Aciya) ha tenido éxito en la protección de un área sustancial de bosques y en el manejo de los recursos naturales. También se han opuesto al desarrollo de proyectos mineros.

Hoy, los indígenas se concentran en prácticas tradicionales para el manejo del suelo. Están haciendo investigación para comprender mejor la dinámica ecológica del territorio y la forma de avanzar en mecanismos de vida responsables con la naturaleza.

Yaigojé significa para los indígenas ‘Remanso del Tigre’, una figura espiritual que les da la sabiduría sobre la cultura y la naturaleza. El parque está ubicado en la cuenca baja del río Apaporis, e incluye a los pueblos indígenas Macuna, Tanimuca, Letuama, Cabiyari, Barazano, Yujup-Macu y Yauna. 

Es un área rica en fauna y flora. Hay allí 1.683 especies de plantas vasculares (33 de éstas endémicas para Colombia), 362 de aves (2 de ellas no registradas aún en ningún área protegida de la Amazonia Colombiana), 81 de reptiles, 73 de anfibios, 201 de peces (3 de ellos como nuevos registros para Colombia), 443 de mariposas (3 de ellas como nuevos registros para la ciencia) y 16 especies de mamíferos en vía de extinción (oso hormiguero gigante, mono cotudo, mico de noche, mico colimocho, huicoco, maicero cariblanco, maicero cachón, churuco, mono ardilla, lobo de agua, tigrillo, jaguar, puma, delfín rosado, manatí y danta).

También reúne raudales, lagos, ríos, cuevas, cananguchales, sabanas y nacimientos de agua, considerados como sitios sagrados por los nativos.

Bajo este contexto cultural, los indígenas del Apaporis han realizado y regulado el uso y manejo de sus territorios desde tiempos inmemorables y, a pesar de las influencias que han sufrido a lo largo de los últimos 200 años, aún mantienen un sólido conocimiento ancestral.

La Iniciativa Ecuatorial es una alianza multisectorial que reúne a las Naciones Unidas, y a socios como Conservación Internacional, el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), The Nature Conservancy, los programas de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Medioambiente (Pnud y Pnuma) y la Fundación de las Naciones Unidas y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), entre otras.

Parque en jaque

A pesar de este reconocimiento, Yaigojé Apaporis es un parque en jaque. Hay un viejo enfrentamiento entre los indígenas y una multinacional. El conflicto se resume en que los nativos se oponen a la explotación de oro que la empresa canadiense Cosigo pretende hacer en un sector del municipio de Taraira (Vaupés), en un área de reserva de 1’056.000 hectáreas y que también toca terrenos de los corregimientos de La Pedrera y Mirití (Amazonas).

Esta disputa comenzó en el 2009, cuando Parques Nacionales impulsó la creación de este parque, que se consolidó luego de varias consultas previas con las comunidades (que dieron su aprobación mayoritaria a la formación del área) y que además fue avalada por la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, organización que consideró que los valores culturales y espirituales de los indígenas de esta región están íntimamente asociados a la conservación del medioambiente.

Sin embargo, dos días después de aquella declaratoria, en octubre del 2009, Ingeominas le otorgó un título minero a Cosigo, que abarca cerca de 2.000 hectáreas y que ahora la empresa canadiense reclama para su explotación. 

Esta firma tiene otros dos títulos mineros, pero por fuera de Yaigojé-Apaporis.

Tres magistrados de la Corte Constitucional asumieron el caso luego de que un colono de la zona, Benigno Perilla, financiado por Cosigo, presentó una tutela para impulsar la extracción del metal con el argumento de que la consulta previa realizada para la creación del parque no había cumplido con todos los requisitos exigidos. Esa acción fue negada en primera y segunda instancia y luego pasó a la Corte.

Como dentro de los parques nacionales no se puede hacer ninguna explotación minera, los magistrados analizan los hechos y tienen dos opciones: impedir la explotación para que se consolide la formación de esta área de reserva o, en su defecto, cancelar la declaratoria de Yaigojé-Apaporis como área nacional protegida (o al menos sustraer de su actual área un sector para sacar oro).

By: eltiempo.com