Raor o Pejepeine

Todos los peces tienen una belleza peculiar, pero algunos destacan especialmente. Es el caso del raor o pejepeine. De forma aplanada y con la carne más blanca que el nácar, dicen los marineros que es un pez tan bonito que hay puertos donde lo llaman galán, loro o lorito.

El pejepeine es el único de nuestros lábridos que habita de forma estricta los fondos arenosos donde, de pronto, se sumerge como si de un topo en tierra se tratara, para emerger después igual que si despertara de un sueño en un reloj de arena con esa cabeza de perfil vertical como las de la isla de Pascua, y unas líneas azules un poco sinuosas, igual que las de un fondo movido por el agua.

En este vídeo, proporcionado por la Fundación Aquae, puedes ver al pepejeine en todo su esplendor.


Box and Bottle